Horarios:

9.30 AM - 5.00 PM

4777710351 | 4777711027 | 4776376127 | 4776376128

Como saber que tu hidroneumático esta dañado?

Los tanques hidroneumáticos con membranas de aire contienen agua y aire dentro como en un tanque de agua tradicional. La membrana de aire contiene agua dentro del tanque y aire presurizado la rodea para empujar el agua fuera del tanque a un hogar o grifo. Cuando la presión de agua cae a la velocidad de corte en el calibre de presión, la bomba enciende el reemplazo de agua en la cámara. La cámara se estira y contrae dentro del tanque y eventualmente se afinará y romperá.

Estos son los pasos que tienes que seguir para revisar si la membrana de tu hidro esta rota

  1. Notas que tu bomba se prende apenas abriendo una llave, regadera o descargas el inodoro
  2. El switch de presión se enciende de manera continua y constante
  3. Si presionas la válvula de aire de tu tanque ubicada en un costado en la parte superior sale agua en lugar de aire.

Esto nos indicaría que sin lugar a duda la membrana de tu tanque se ha roto y necesita ser cambiada lo mas pronto posible, de otra forma tu bomba podría forzarse ademas de incrementar la demanda eléctrica subiendo así tu recibo de luz

¿Que puedes hacer para alargar la vida de tu hidroneumático?

  1. Revisar la presión del aire en vacío (el tanque totalmente drenado) que este calibrado de acuerdo al switch/interruptor de presión (puede ser 20-40 ó 30-50)
  2. Si no cumple con el paso uno necesitas llenar de aire o quitarle aire según los resultados anteriores

Notas: Para drenar tu tanque necesitas apagar tu bomba y usar toda el agua que se encuentra almacenada. Después de que no salga agua ahora si ya puedes revisar la presión de tu tanque

La presión mas común es la de 20-40, si ten gusta el agua mas presurizada puedes subir a 30-50, esta información esta en tu switch que esta normalmente en la bomba, pero a veces los ponen en la tubería

¿Qué es y qué implica el proceso de corrosión en una herramienta?

¿Qué es y qué implica el proceso de corrosión en una herramienta?

La corrosión en una herramienta es un problema y también un indicador de falta de mantenimiento. Ocurre por diversos factores —básicamente por contacto con agentes corrosivos— y es una de las incidencias más comunes tanto en la industria como en el garaje.

Existen distintos tratamientos para evitar la corrosión en una herramienta (es un tema que veremos más adelante) pero antes necesitamos saber cómo se forma, y qué implicaciones tiene para la seguridad y la higiene.

Corrosión en una herramienta: un indicador de falta de mantenimiento

A todos nos ha sucedido: un martillo olvidado en el exterior, una noche de lluvia y una mañana soleada, pero húmeda bastan para convertir una herramienta pulida y brillante en otra opaca y con herrumbre.

La corrosión en una herramienta se produce cuando ésta, generalmente fabricada en un metal ferroso, entra en contacto con un agente corrosivo como el agua salada, la humedad ambiente, ciertos ácidos o productos químicos corrosivos u oxidantes.

La mayoría de las herramientas de materiales ferrosos se fabrican en aleaciones que ayudan a desarrollar cierta resistencia contra la herrumbre, pero pocas herramientas —excepto tal vez aquellas herramientas inox de aceros especiales como el AISI 304, o hechas completamente en metales nobles o resistentes como el aluminio, el bronce, el cobre, el titanio o el tungsteno— son completamente inmunes a la acción corrosiva del ambiente.

Herrumbre: un tipo de óxido especialmente pernicioso

Muy pocos metales son inmunes a la oxidación. El oro y el platino, por ejemplo, la resisten admirablemente, pero nadie esperaría comprar un martillo fabricado en esos metales.

Contrario a la creencia popular, el óxido puede ser beneficioso para un metal; en el caso del aluminio y del titanio, por ejemplo, la fina capa de óxido que recubre las superficies impide el acceso del oxígeno a las capas inferiores, protegiendo así la pieza naturalmente. La herrumbre es un tipo de óxido de hierro, Fe2O3, que al hidratarse cambia considerablemente su volumen, haciendo que el metal se desgrane y se desprenda, con lo cual el metal subyacente queda expuesto, y el ciclo se repite.

A diferencia de metales autopasivantes como el titanio y el aluminio, el hierro y el acero al carbono requieren un tratamiento especial para evitar la aparición de la herrumbre. Dependiendo del grado del acero, es posible realizar el pasivado en ácido nítrico, el pavonado (un tratamiento utilizado ampliamente en la industria del armamento) o bien otros tratamientos en base a un recubrimiento con esmalte, pintura o resinas epoxy.

Causas de oxidación en herramientas

¿Qué provoca la aparición de la herrumbre en nuestras herramientas? Principalmente la falta de mantenimiento, o el mantenimiento inapropiado de ellas.

Todas las herramientas fabricadas en aceros al carbono o en hierro necesitan como mínimo una limpieza luego de su uso, y el recubrimiento con aceite mineral para impedir el contacto del oxígeno con el metal.

La presencia de oxígeno y humedad en la atmósfera precipitan la corrosión en una herramienta. A más humedad, mayor riesgo habrá de que el metal comience a desarrollar herrumbre.

Además del aire y la humedad, otros factores desencadenantes de este fenómeno son los agentes corrosivos como los ácidos, las llamas de atmósfera oxidante, la corrosión galvánica (el contacto prolongado con otros metales, que desencadena la transmisión de iones metálicos) y la adherencia de suciedad que contiene compuestos orgánicos.

¿Qué herramientas corren más riesgo de herrumbrarse?

Todas las herramientas son pasibles de presentar herrumbre, pero algunas corren mayores riesgos, debido al tipo de acción que permiten. Veremos a continuación una lista de ellas.

Cortafríos, cinceles, buriles

Estas herramientas están en constante fricción y rozamiento, por lo que su superficie sufre a diario la exposición al aire y la humedad.

Martillos y hachas

Por lo general los martillos y hachas se utilizan como herramientas de impacto, y la zona de mayor riesgo es la cabeza, especialmente la punta. También la zona en donde se encastra el mango, en donde suele existir humedad o acumulación de suciedad.

Pinzas y alicates

Las pinzas y alicates se utilizan para cortar materiales como alambres y cables; muchas veces la presencia de herrumbre se manifiesta más claramente en las zonas de corte, en los filos. También puede presentarse en las asas, por debajo de la aislación si ésta no está sellada al metal, ya que puede colarse dentro algún líquido corrosivo.

Otro factor de corrosión en estas herramientas es el uso inapropiado, al utilizarse para cortar cables con tensión que, al desconectarse, provocan un arco voltaico que corroe el metal, exponiéndolo al oxígeno del aire.

Llaves fijas, llaves inglesas, llaves Stillson, picos de loro

Las llaves fijas, fabricadas en acero al carbono, presentan corrosión cuando se las utiliza inapropiadamente, o cuando la boca de una de ellas ha sufrido desgaste o fricción.

Las llaves inglesas, francesas o Stillson suelen presentar herrumbre en la zona de los tornillos sinfín y en general en sus partes móviles. También en las mandíbulas que, por su naturaleza, son difíciles de limpiar.

Los picos de loro se herrumbran bajo el mango y en la zona de las mandíbulas; también, aunque más raramente, en la zona de selección de posición.

Cucharas, talochas, espátulas

Las talochas, cucharas y espátulas, utilizadas por albañiles, son herramientas sujetas a un gran riesgo de corrosión, ya que están en permanente contacto con sustancias corrosivas u oxidantes, y raras veces se limpian por completo luego del uso.

Limas, escofinasNormalmente se esperaría que estas herramientas se auto-limpien, pero contrariamente a lo esperable, la constante fricción que sufren hace que siempre exista al menos una zona de metal ferroso expuesto a la humedad y al oxígeno del ambiente.

¿Como dar mantenimiento a mi podadora?

Una podadora es una máquina de gran utilidad, que permite mantener las áreas verdes en buen estado. Es un equipo que debido a la naturaleza de su función, cuenta con diversos componentes y dispositivos que requieren un correcto uso y cuidado, así como la cortadora de misma.

Existen modelos eléctricos y a combustible, diseñados para trabajos domésticos y profesionales respectivamente. En esta nota estaremos detallando los consejos que se deben seguir en el ámbito de seguridad y mantenimiento, para un uso adecuado de una cortadora de césped, abarcando ambos modelos del equipo.

Tips para  dar mantenimiento a mi podadora

1.- Al momento de querer prender tu motor, siempre es indispensable que se revise el nivel de aceite que este contenga, ya que de no tener el nivel óptimo, se puede llegar a desvielar, dañando por completo las partes de enrozamiento.

2 Recuerda llevar una bitácora de uso de tu motor, para que puedas llevar de forma organizada el mantenimiento del cambio de aceite y filtros, esto para ayudar a mantener en óptimas condiciones y extender la vida útil de tu motor.

3 Si no vas a utilizar tu podadora en un lapso mayor a 1 mes, se te recomienda que al momento de guardarla, vacíes el tanque de gasolina y gastes la gasolina que esté en el carburador, esto para evitar que el combustible se descomponga dentro del carburador, ocasionando que este se tape y no pueda funcionar tu podadora al momento de volverla a encender.

El mantenimiento básico es esencial. Use la gasolina y el aceite recomendados por el fabricante. Cuando se encuentre trabajando en su segadora, asegúrese de que la cuchilla, y todas las demás partes movibles, se hayan detenido. Cuando se encuentre maniobrando en la parte interna, debajo de la segadora, para inspeccionarla o limpiarla, siempre colóquela en su costado, asegurándose de que el lado donde se encuentre el filtro de aire quede hacia arriba. El no hacer esto permitirá que el aceite se vierta por el filtro lo que producirá que la máquina no arranque. Además, desconecte el cable de la bujía para evitar que la máquina arranque accidentalmente. Mantenga limpia la bujía y pida que un experto revise y ajuste el carburador. Revise el filtro de aire regularmente; limpiándolo y cambiándolo cuando sea necesario.

Lawnmower MaintenanceAsegúrese de afilar regularmente las cuchillas de su segadora, la cual opera bajo el principio de una hoz. Se aconseja tener una cuchilla extra a la mano para cuando se detecte un corte de baja calidad. Las puntas de pasto hechas trizas, o cafés, indican que la cuchilla está desafilada o dañada. Usted podría afilar las cuchillas con un esmerilador y una lima, pero tenga cuidado de no destruir el balance. Para determinar qué parte de la cuchilla está fuera de balance, clave un clavo en la pared y cuelgue la cuchilla por el centro. Lime más de la parte que está más pesada.

La vibración excesiva es una indicación de mala colocación de la cuchilla, o de que ésta o el eje están daña dos. Apriete frecuentemente la cuchilla y las tuercas que sujetan la máquina, sin olvidarse del resto de tuercas y tornillos. Revise las ruedas de la podadora, los cojinetes y flechas para reemplazar las desgastadas o darles lubricación. Si la segadora tuviera retenes de grasa, revéselos cada dos semanas. Asegúrese de mantener el mecanismo propulsor en las segadoras automáticas para que funcione correctamente. Revise las bandas y engranes para asegurarse que no están desgastados y que embonan correctamente.

Después de cada uso, limpie la parte inferior, debajo de la podadora, con fuertes chorros de agua. La caja de metal podría corroerse si se deja que se queden los residuos. Para reducir la posibilidad de un incendio, mantenga la segadora libre de pasto, hojas o excesiva grasa. Vea que la bolsa que recibe los recortes no está deteriorada y reemplácela cuando sea necesario. Al final de la temporada, asegúrese de drenar la gasolina y siga las instrucciones que los fabricantes indican para su almacenamiento durante el invierno.

Para tener una podadora en las mejores condiciones de funcionamiento, llévela a un centro de servicios profesionales para que le den un chequeo general completo una vez al año.

preloader